Conéctate con nosotros

Paz y Derechos humanos

Firma de cese al fuego con el Eln alivia crisis humanitaria en territorios apartados e impulsa posibilidad de paz con otros grupos: analista

Published

on

Según el director de la ONG Paz y Reconciliación, León Valencia, lo acordado el viernes en La Habana genera cuatro impactos positivos al país: alivia la crisis humanitaria, hace renacer la esperanza de paz, activa el trabajo de la comunidad internacional e impulsa nuevos procesos. 

El analista destacó que el cese al fuego acordado durará 180 días (seis meses), amplía las acciones prohibidas y prevé un robusto mecanismo de monitoreo y verificación de la ONU, con acompañamiento de la Iglesia Católica y la veeduría social, así como la participación de los países garantes y acompañantes.

Paz y Derechos Humanos, Bogotá, 13 de junio de 2023 || El cese al fuego bilateral pactado el viernes entre el Gobierno del Cambio y el Eln alivia la crisis humanitaria en los territorios, hace renacer la confianza en la solución negociada al conflicto, da un rol específico a la comunidad internacional y abre la puerta a nuevos procesos, indicó el martes el analista León Valencia.

Valencia, director de la prestigiosa ONG Paz y Reconciliación, explicó en el Informativo Colombia Hoy Radio, los que en su opinión son los cuatro impactos positivos que ya trajo para el país la suscripción del cese al fuego que se logró el viernes anterior en La Habana, Cuba, liderado por el Presidente Gustavo Petro.

“Este cese bilateral es una muy buena noticia para Colombia y para la región. Es el resultado de un acuerdo que se logró muy rápidamente. En anteriores gobiernos eso no se había logrado. Y ya tenemos en el horizonte que el doloroso ciclo del conflicto armado con las guerrillas terminará, ojalá, en el 2025”, enfatizó.

Según el analista, el pactado cese al fuego bilateral tiene cuatro impactos positivos: “en primer lugar, alivia la situación humanitaria en apartadas regiones donde actúa este grupo, como son Arauca, Catatumbo, Chocó, Cauca y Bajo Cauca antioqueño, que hoy en día vienen sufriendo por el tema de las hostilidades”, enfatizó.

“Al mismo tiempo, aviva la confianza en muchos sectores sobre las negociaciones, pone a la comunidad internacional a trabajar en la negociación -como el monitoreo a cargo de Naciones Unidas- y puede arrastrar a otras organizaciones como las disidencias de las Farc o el Clan del Golfo a un cese más amplio”, añadió.

Finalmente, Valencia destacó que lo pactado en La Habana tendrá un fuerte impacto en lo regional.

“A diferencia de la negociación con las Farc, donde las expectativas de ellos eran del orden nacional, aquí -por circunstancias de la misma historia del Eln y el énfasis que pone el Presidente Petro en lo territorial- hay una negociación en clave de territorio, un cambio histórico importante”, puntualizó.

El viernes, desde la capital cubana, el Presidente Petro lideró el acto de clausura de Tercer Ciclo de la Mesa de Diálogos de Paz entre el Gobierno de Colombia y el Ejército de Liberación Nacional (Eln), realizado en el Salón de Protocolo de Cubanacán, en La Habana, Cuba.

Durante el evento, las delegaciones del Gobierno Nacional y del Eln oficializaron el acuerdo de cese al fuego bilateral, que durará 180 días (seis meses), amplía las acciones prohibidas y prevé un robusto mecanismo de monitoreo y verificación de la ONU, con acompañamiento de la Iglesia Católica y la veeduría social, así como la participación de los países garantes y acompañantes.

Dicho cese permitirá también que los territorios tengan las condiciones de tranquilidad que requieren las personas y comunidades en el proceso de participación de la sociedad en la construcción de la paz que se ha pactado durante este ciclo.

Ese Tercer Ciclo arrojó resultados concretos. Por ejemplo, se acortó el tiempo para la realización de los tres primeros puntos del Acuerdo de México –a saber, participación de la sociedad, democracia y transformaciones para la paz– hasta el mes de mayo de 2025.

Asimismo, dispuso crear el Comité Nacional de Participación, como mecanismo democrático para la construcción del proceso de paz, con la intervención de 30 sectores de la sociedad.

El cese de operaciones ofensivas se hará vigente desde el próximo 6 de julio.

El Cuarto Ciclo en la Mesa de Diálogos de Paz, cuya sede será Venezuela, se instalará el próximo 14 de agosto y concluirá el 4 de septiembre de 2023.

De interes