Conéctate con nosotros

Justicia

Juez ratifica que músico Luis Eduardo Acústico fue discriminado en centro comercial en la ciudad de Medellín.

Published

on

El cantante Luis Eduardo Acústico sufrió un episodio de discriminación en el centro comercial Santafé de Medellín el pasado 20 de diciembre.

En diciembre de 2022, el músico fue expulsado del centro comercial Santafé, en Medellín, por los guardias de seguridad. Una sentencia de tutela señala que lo sucedido fue un acto de discriminación y ordena tomar medidas para que no se repitan casos así.

Al músico chocoano Luis Eduardo Acústico sufrió discriminación por su color de piel en el centro comercial Santafé de Medellín. Así lo declaró la justicia en un fallo de tutela, que ratifica lo que había denunciado él mismo en sus redes sociales en diciembre de 2022, cuando ocurrieron los hechos. Guardias de seguridad del lugar lo expulsaron tras acusarlo falsamente de pedir plata y ahora un juez ordenó que se tomen medidas que garanticen que hechos así no se repitan.

El juez que resolvió la tutela concluyó: “efectivamente existió un acto discriminatorio racial en contra del accionante (Luis Eduardo Acústico), desconociendo el principio de la no discriminación racial, el cual obliga a los particulares a garantizar el goce de los derechos, libertades y oportunidades a todas las personas sin ninguna discriminación por razones de raza, diversidad étnica, cultural, lingüística y religiosa, lo que es esencial para prevenir la propagación de conductas racistas y formas conexas de intolerancia que van en contra de la protección y promoción de los valores de la democracia”.

Todo ocurrió el 17 de diciembre de 2022. El músico de origen chocoano y su novia hicieron algunas compras en el Santafé, almorzaron en la plaza de comidas y se separaron unos minutos mientras él iba por un café para ella. Luis Eduardo Acústico le preguntó a un guardia de seguridad dónde quedaba un local, pero el funcionario lo ignoró, así que lo buscó por su cuenta. Cuando estaba haciendo la fila, fue sorprendido por un grupo de guardias que le exigieron retirarse del centro comercial porque, supuestamente, estaba pidiendo dinero a otras personas.

El músico les explicó que eso era mentira, les pidió que le mostraran las grabaciones y, al ver que no podría razonar con los guardias, intentó grabar lo sucedido con su celular. Uno de ellos le gritó: “Está prohibido grabar, primero lea, oyó, lea, tiene que leer, usted es un ignorante, lea”. Un segundo vigilante incluso lo amenazó con agredirlo: “Te sueno, te voy a sonar”. La Policía llegó al lugar, le pidió a Luis Eduardo Acústico que se retirara y, así lo hizo. Pero dejó constancia de lo sucedido en una queja al centro comercial y radicó una tutela, que le correspondió al juez décimo civil de ejecución de sentencias de Medellín.

Mientras el juzgado resolvía la tutela, el centro comercial comenzó a tomar acciones: le pidió disculpas al músico a través de redes sociales, le pidieron a la empresa de seguridad que le prestaba sus servicios al Santafé que tomara acciones contra los vigilantes implicados, se reunieron con organizaciones de la sociedad civil para presentarle el caso y escuchar recomendaciones, entre otras medidas. El juez, al resolver la demanda, reconoció que las medidas que tomó el establecimiento “han sido acertadas y oportunas en cuanto a la respuesta a la queja y las denuncias realizadas por redes”.

Pero, a renglón seguido, añadió que esas medidas “no logran prevenir la repetición del acto discriminatorio”. Por ende, ordenó que el centro comercial debe realizar una capacitación en derechos humanos para todo su personal, “donde se dé a conocer la incansable lucha histórica de la población afrodescendiente por la libertad e igualdad y se explique claramente la importancia de que hoy en día nos hagamos partícipes como sociedad, desde todos los ámbitos, en el respeto, la protección y promoción de sus logros, caminando así hacia la consolidación de los mismos”.

Según explicó el juez, si bien el centro comercial y la empresa de seguridad reconocieron que los hechos sucedieron, su posición no era suficiente, pues debían tomar acciones para que no se repitan. De allí que la sentencia también ordena que la compañía de vigilancia Miro tiene que entregar un reporte al Juzgado sobre el avance de las investigaciones disciplinarias adelantadas contra los funcionarios implicados. En otras palabras, a pesar de haber pedido disculpas públicas, el Santafé tendrá que asegurarse de que no haya más casos como el de Luis Fernando Acústico.

Información tomada de la sección Judicial de El Espectador.

De interes